Preparación del depósito antes de pintar


Este documento tiene como finalidad definir la preparación de la superficie que realizamos en A.C.S. Depósitos antes de la aplicación del recubrimiento final.








Preparación del sustrato:


Para conseguir un buen funcionamiento del sistema se comprueba:

Que los cordones de soldaduras presenten una superficie lisa, continua y homogénea asegurando así la calidad del sistema de pintado. También se comprueban que no existan grietas, fisuras, etc., que, posteriormente, puedan causar discontinuidades en las capas de pintura y si se encuentran deben eliminarse mediante soldadura o esmerilado.

Posteriormente se deben eliminar todas las proyecciones de soldadura.

Se aplanan o redondean todos los cantos vivos y aristas a fin de obtener un acabado uniforme en estos puntos.

El sustrato debe ser de buena calidad y, en caso de ser acero, no debe mostrar un grado de corrosión superior al “B” de la Norma ISO 8501.1:2007.

Previa a la preparación de la superficie propiamente dicha, se debe finalizar todo tipo de trabajo sobre el sustrato (soldaduras, cortes, amolado, lijado, etc.)

Preparación de la superficie:


Antes del chorreado abrasivo, eliminamos posibles contaminantes de la superficie, como aceites, grasas, sales, etc., con un detergente adecuado, seguido de un lavado con agua a presión. También se eliminan, con agua a presión, los residuos de los cordones de soldadura recientes, así como los restos jabonosos de las pruebas de presión de los depósitos, cepillando al mismo tiempo si es necesario.

Normalmente en los trabajos de reparación / rehabilitación de depósitos ACS que realizamos, la superficie a tratar está en muy mal estado; suele ser habitual encontrarnos puntos de contaminación en forma de residuos de antiguas cargas o de sales solubles en agua. Por esta razón, es conveniente proceder a un chorreado abrasivo.

Chorreado abrasivo:


Realizamos un chorreado abrasivo hasta el grado Sa 2½ ó 3 de la Norma ISO 8501.1:2007.

En la práctica recomendamos un chorreado hasta metal blanco Sa3 durante el chorreado pero la calidad del recubrimiento nos permite una reducción en el momento de la aplicación de pintura.

Con el chorreado abrasivo, sobre el acero, obtenemos una rugosidad equivalente al patrón BN 10a del Rugotest Nº 3 como mínimo, G/S 3.0 mínimo del Keane Tator Surface Comparator o MEDIUM (G) de la Norma ISO/DIS 8503/1.

Dependiendo del tipo de sustrato y su estado utilizamos granalla de acero, silicato de aluminio o similares, de calidad, libres siempre de partículas blandas, humedad y otros contaminantes.

Una vez completamos el chorreado abrasivo, eliminamos el polvo y los restos de abrasivo. Si aún quedan residuos los eliminamos mediante cepillado seguido de aspiración.

En A.C.S. Depósitos trabajamos de una forma sistemática y rigurosa cuando se chorrea, ya que la preparación del sustrato es lo más importante para la durabilidad del esquema.

Todas estas actuaciones se realizan teniendo muy en cuenta la normativa de salud laboral y una vez se evalúan los posibles riesgos de seguridad, implantamos medidas preventivas de control técnico.


Solicitar presupuesto