Acumuladores ACS

Tanques & Depósitos

Recubrimientos epoxi

Rehabiliztación de tanques, depósitos y acumuladores de Agua Caliente Sanitaraia (ACS) con recubrimientos epoxídicos con certificado alimentario para agua potable.

Ver más
Ahorro energético

Tanques & Depósitos

Aislamiento térmico

Rehabiliztación de tanques, depósitos y acumuladores de agua caliente sanitaraia (ACS) con recubrimientos aislantes para evitar la pérdida de calor.

Ver más
Tanques

Tanques & Depósitos

Agua potable

Aplicación de recubrimientos epoxi con certificado alimentario para agua potable según directiva de la UE en cuanto materiales destinados a entrar en contacto con alimentos.

Ver más
Bodegas

Tanques & Depósitos

Con certificado alimentario

Aplicación de pinturas alimentarias de uso industrial. Pintura alimentaria (epoxi alimentario) para depósitos, tanques, tuberías y superficies que vayan a estar en contacto con agua potable o alimentos.

Ver más

La durabilidad de un sistema de pintado, depende de la calidad en la aplicación.

  • En Depósitos ACS:

  • Ofrecemos calidad y servicio,

  • A la par de seguridad y confianza.

  • Díganos lo que necesita y nosotros le ayudaremos a conseguirlo.

  • Cumplimos las expectativas de nuestros clientes.

Restauración depósitos ACS

Últimas entradas al Blog:

Normativas y Reglamentos que afectan a las instalaciones de Agua Caliente Sanitaria (ACS)


En este apartado trataremos las normativas y reglamentos que atañen al mantenimiento y prevención de bacteria Legionella, causante de la legionelosis, en los las instalaciones de Agua Caliente Sanitaria (ACS).







Normativas y Reglamentos:


El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) obliga al mantenimiento de equipos de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria (ACS) por una empresa mantenedora habilitada que verifique su correcto funcionamiento.
El tipo, potencia y uso de los equipos de instalación determinarán la frecuencia con la que se debe realizar el mantenimiento.

El Reglamento de Instalaciones de Calefacción, Climatización y Agua Caliente Sanitaria que fue aprobado por el Real Decreto 1618/1980, de 4 de julio, y anteriormente desarrollado, modificado y complementado por diversas disposiciones, ha contribuido a potenciar y fomentar el uso más racional de la energía en las instalaciones térmicas no industriales de los edificios, normalmente destinadas a proporcionar de forma segura y eficiente los servicios de calefacción, climatización y producción de agua caliente sanitaria necesarios para atender los requisitos de bienestar térmico y de higiene en los edificios.

Instalaciones de Agua Caliente Sanitaria (ACS)


Las instalaciones de Agua Caliente Sanitaria (ACS), si no están convenientemente diseñadas y no se hace el mantenimiento adecuado, pueden convertirse en focos importantes de la bacteria Legionella, causante de la legionelosis.

Prevención de la legionelosis


El Real Decreto 865/2003 de 4 de julio, que establece los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis (ver guía) incluye las instalaciones de Agua Caliente Sanitaria en su ámbito de aplicación:

Este Real Decreto elaborado de forma conjunta por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y el Ministerio de Fomento, define mayores exigencias, específicamente:

  • Mayor eficiencia Energética en los equipos de generación de calor y frío, así como los destinados al movimiento y transporte de fluidos.
  • Mejora del aislamiento en los equipos y conducciones de los fluidos térmicos.
  • Mejorar la regulación y control para mantener las condiciones de diseño previstas en los locales climatizados.
  • Utilización de energías renovables disponibles, en especialmente la energía solar y la biomasa.
  • Incorporación de subsistemas de recuperación de energía y el aprovechamiento de energías residuales.
  • Sistemas obligatorios de contabilización de consumos en el caso de instalaciones colectivas.
  • Desaparición gradual de combustibles sólidos más contaminantes.
  • Desaparición gradual de equipos generadores menos eficientes.
  • Establecimiento de unos requisitos en relación con la eficiencia energética general, la instalación correcta y el dimensionamiento, control y ajuste de las instalaciones térmicas.
  • Inspecciones periódicas en las instalaciones.


Corrosión en los acumuladores ACS

Las causas más frecuentes que provocan corrosión en los acumuladores de agua caliente sanitaria (ACS) son:


  • Las temperaturas elevadas para desinfectar causan una mayor posibilidad de que haya corrosión:
    • Las altas temperaturas de trabajo de los acumuladores provocan la precipitación de las sales disueltas en el agua y eso provoca corrosión.
    • Los productos desinfectantes combinados con las altas temperaturas de trabajo provocan la corrosión por picaduras en el metal.


  • Las características propias del agua, por ejemplo la cantidad de cal.
  • Diferencias de temperatura entre la parte inferior y la superior del acumulador.
  • Fallos en el sistema de purgado de gases.
  • Los materiales de los tubos también influyen.
  • Partículas de cobre en las instalaciones, que provocan corrosión.
  • Diferencia de oxigeno entre una parte del depósito y otra.
  • El diseño y la fabricación del depósito.

Todos estos factores pueden provocar que se desarrolle la corrosión en el interior de los depósitos de agua caliente sanitaria.


Solicitar presupuesto

La Legionela en los depósitos ACS

La legionela es un factor de riesgo en los depósitos de agua caliente sanitaria (A.C.S.). El propietario del acumulador es el responsable de mantenimiento periódico para evitar el riesgo.






Entorno y desarrollo de la legionella:


El medio natural de la Legionela es el agua, está considerablemente extendida en medios acuáticos naturales como ríos, fuentes, lagos, etc… donde se encuentra en pequeñas concentraciones.

Para que entrañe peligro para la población tiene que habitar los sistemas hídricos construidos por el hombre, mediante las redes de distribución de agua potable; para su crecimiento la bacteria necesita temperatura apropiada que permita su multiplicación, pero también requiere otros requisitos como nutrientes adecuados (óxidos, lodos y suciedad en general). Por último, para lograr su máximo crecimiento necesita un hábitat de agua con poca velocidad de circulación.

Factores que intervienen en su desarrollo:
  • Temperatura: 20 a 45 °C (el factor más influyente).
  • Remansamiento del agua.
  • Suciedad (nutrientes).

Instalaciones de riesgo: Depósitos ACS


Atendiendo a su entorno y a la forma de transmisión de la bacteria, en el artículo 2 del Real Decreto 865/2003 las instalaciones se clasifican, según su posibilidad de multiplicación y dispersión de Legionela, en tres grupos. Las instalaciones de agua caliente sanitaria (ACS) se circunscriben en las de mayor riesgo cuando tienen acumulación y recirculación, y son de riesgo menor cuando no tienen circuito de retorno.

Según se detalla en el mismo artículo quedan eliminadas del ámbito de aplicación del RD 865/2003, las instalaciones situadas en edificios dedicados únicamente a viviendas, excepto las que afecten al ambiente exterior de estos.

Responsabilidades del propietario de un depósito ACS


Son los titulares los responsables del cumplimiento de lo dispuesto en el RD y de que se realicen las operaciones de mantenimiento periódico, las reformas estructurales y funcionales de las instalaciones, el control de la calidad microbiológica y físico-química del agua, con la finalidad de que no suponga un riesgo para la salud pública. La contratación de una empresa de mantenimiento externo no exonera al titular de la instalación de su responsabilidad.

Mantenimiento para prevención de legionelosis


Los depósitos acumuladores de ACS deben tener un control diario de la temperatura, que no debe bajar de 60ºC, requieren de una purga semanal, una revisión trimestral y una limpieza y desinfección anual, así como un tratamiento general cuando se observe un gran deterioro del sustrato por formaciones de cal u óxido en el interior. En este último caso es donde interviene Depósitos ACS – Grupo DePintur.


Solicitar presupuesto

Preparación del depósito antes de pintar


Este documento tiene como finalidad definir la preparación de la superficie que realizamos en A.C.S. Depósitos antes de la aplicación del recubrimiento final.








Preparación del sustrato:


Para conseguir un buen funcionamiento del sistema se comprueba:

Que los cordones de soldaduras presenten una superficie lisa, continua y homogénea asegurando así la calidad del sistema de pintado. También se comprueban que no existan grietas, fisuras, etc., que, posteriormente, puedan causar discontinuidades en las capas de pintura y si se encuentran deben eliminarse mediante soldadura o esmerilado.

Posteriormente se deben eliminar todas las proyecciones de soldadura.

Se aplanan o redondean todos los cantos vivos y aristas a fin de obtener un acabado uniforme en estos puntos.

El sustrato debe ser de buena calidad y, en caso de ser acero, no debe mostrar un grado de corrosión superior al “B” de la Norma ISO 8501.1:2007.

Previa a la preparación de la superficie propiamente dicha, se debe finalizar todo tipo de trabajo sobre el sustrato (soldaduras, cortes, amolado, lijado, etc.)

Preparación de la superficie:


Antes del chorreado abrasivo, eliminamos posibles contaminantes de la superficie, como aceites, grasas, sales, etc., con un detergente adecuado, seguido de un lavado con agua a presión. También se eliminan, con agua a presión, los residuos de los cordones de soldadura recientes, así como los restos jabonosos de las pruebas de presión de los depósitos, cepillando al mismo tiempo si es necesario.

Normalmente en los trabajos de reparación / rehabilitación de depósitos ACS que realizamos, la superficie a tratar está en muy mal estado; suele ser habitual encontrarnos puntos de contaminación en forma de residuos de antiguas cargas o de sales solubles en agua. Por esta razón, es conveniente proceder a un chorreado abrasivo.

Chorreado abrasivo:


Realizamos un chorreado abrasivo hasta el grado Sa 2½ ó 3 de la Norma ISO 8501.1:2007.

En la práctica recomendamos un chorreado hasta metal blanco Sa3 durante el chorreado pero la calidad del recubrimiento nos permite una reducción en el momento de la aplicación de pintura.

Con el chorreado abrasivo, sobre el acero, obtenemos una rugosidad equivalente al patrón BN 10a del Rugotest Nº 3 como mínimo, G/S 3.0 mínimo del Keane Tator Surface Comparator o MEDIUM (G) de la Norma ISO/DIS 8503/1.

Dependiendo del tipo de sustrato y su estado utilizamos granalla de acero, silicato de aluminio o similares, de calidad, libres siempre de partículas blandas, humedad y otros contaminantes.

Una vez completamos el chorreado abrasivo, eliminamos el polvo y los restos de abrasivo. Si aún quedan residuos los eliminamos mediante cepillado seguido de aspiración.

En A.C.S. Depósitos trabajamos de una forma sistemática y rigurosa cuando se chorrea, ya que la preparación del sustrato es lo más importante para la durabilidad del esquema.

Todas estas actuaciones se realizan teniendo muy en cuenta la normativa de salud laboral y una vez se evalúan los posibles riesgos de seguridad, implantamos medidas preventivas de control técnico.


Solicitar presupuesto